Alopecia en mujeres: ¿Cómo interfieren las hormonas en la caída del cabello?

alopecia en mujeres
¿Cómo influyen las hormonas en la caída del cabello?

En la actualidad, es bien sabido que la alopecia no es un padecimiento solamente de los hombres. Y, aunque algunos tipos de alopecia afectan en mayor proporción al género masculino; la alopecia en mujeres es mucho más común cada día, así como la cantidad de féminas que busca procedimientos médicos para detener este problema. La alopecia femenina puede deberse a un gran número de factores, que generalmente se cree, son externos; exceso de tratamientos o procedimientos capilares, condiciones ambientales, falta de mantenimientos o cuidados para el pelo, etc. Lo que posiblemente es el gran error de muchas, es ignorar la relación que tienen las hormonas con la caída del cabello.

Los procesos hormonales que se producen durante la menstruación (esos que también hacen que aparezca el acné), la menopausia, el embarazo, así como algunas emociones determinadas; repercuten directamente en el comportamiento de nuestro cuero cabelludo. La caída acelerada del pelo en mujeres, con frecuencia está relacionada a un súbito ascenso o descenso en la producción de hormonas, entre ellas: la testosterona, los estrógenos, la tiroides, entre otras.

Es por ello que, antes de atacar la caída del cabello como un problema de belleza, debemos comenzar a verlo como un problema de salud. Porque si bien es cierto, la tecnología, y los últimos avances alopecia muchas veces, nos puede salvar de la calvicie u otros tipos de afecciones capilares; lo cierto es que, los problemas hormonales pueden llegar a generar otros grandes inconvenientes a nuestra salud.

Las hormonas y su relación con la alopecia en mujeres

Lo primero que debemos tomar en cuenta, es que los cambios hormonales son procesos ineludibles para las mujeres. En este sentido, las principales recomendaciones para proteger tu cuero cabelludo antes, durante, y después de ellos son; aplicar hábitos alimenticios saludables, y visitar un especialista si la cantidad de cabello perdido es muy superior a lo normal (de 50 a 100 hebras diarias).

alopecia femenina
Caída del cabello como respuesta a procesos de cambios hormonales

Progesterona y estrógenos

La progesterona y los estrógenos, son hormonas sexuales femeninas que en niveles normales contribuyen, entre otras cosas, con la tenencia de una cabellera saludable. Durante el embarazo, se produce un gran incremento en la producción de estas dos hormonas, y esto conlleva; a un mayor crecimiento, un pelo abundante, y con mucha luminosidad. Sin embargo, alrededor de los 2 o 3 meses después del parto, se produce un descenso significativo de estos niveles, lo que puede crear un tipo de caída del cabello ocasional, denominada alopecia difusa.

Lo mismo ocurre durante el ciclo menstrual, donde los días previos a la menstruación lo niveles de estrógenos aumentan, y se puede observar una nuestra cabellera es muy manejable. Pero una vez llega la regla estos descienden, y como consecuencia el pelo se debilita, ocasionando que perdamos más hebras de lo regular.

Otra historia es la alopecia en mujeres postmenopáusicas, donde la secreción de estrógenos se reduce progresivamente, se produce un desbalance hormonal significativo, y la pérdida de cabello aumenta considerablemente. Este hecho se relaciona comúnmente con la alopecia frontal fibrosante, y no sólo afecta al cuero cabelludo, sino también; a la densidad de pelo en las cejas, pestañas, axilas, y zona íntima.

Testosterona

La testosterona es la hormona sexual masculina por excelencia, pero que se encuentra en pequeñas cantidades en el cuerpo femenino. Ésta es responsable del crecimiento, la forma, y la densidad del cabello, pero también, de uno de los tipos de alopecia más comunes; la alopecia androgénica.

Esta se produce cuando se da un exceso de transformación de la testosterona, en dihidrotestosterona (DHT). La DTH se integra con los folículos pilosos, y afecta directamente al cabello desde el nacimiento. En el caso de los hombres, los folículos se obstruyen por completo originando en muchos casos calvicie; y en las mujeres se reducen a tal punto que las hebras crecen más finas, débiles, y propensas a la caída excesiva.

Cortisol

También conocida como la «hormona del estrés«. Es la hormona que libera nuestro organismo como respuesta a una situaciones con alto grado de tensión o presión emocional. Cuando los niveles de cortisol, se elevan considerablemente a consecuencia de episodios de estrés severo; se puede producir una inflamación de los folículos pilosos, y en consecuencia una inhibición del crecimiento.

La alopecia en mujeres como consecuencia del estrés, es una de las más comunes y quizás traumatizantes, ya que la misma caída del cabello actúa como agravante. La buena noticia es que con un control dermatológico oportuno, o algún tratamiento natural para la alopecia femenina, ésta puede revertirse en su totalidad.

Hormonas tiroideas

Una producción insuficiente de hormonas tiroideas (hipotiroidismo), o elevada (hipertiroidismo) pueden alterar los procesos capilares hasta producir una caída considerable de cabello, y ocasionar una alopecia difusa. Y no sólo eso, también puede causar otro tipo del alteraciones en el cuero cabelludo, como dermatitis, seborrea, pérdida de brillo, entre otros.

Como vez, la alopecia en mujeres como respuesta a un cambio hormonal es más común de lo que se cree. Por lo general, nos acostumbramos a que un cabello hermoso, voluminoso, y radiante, esté relacionado a la belleza, e incluso la vanidad femenina, sin embargo; debemos aprender a verlo también como un elemento indicador de nuestra buena o mala condición de salud.

También podría interesarte: Ácido Huialurónico o Botox ¿Cuáles son las diferencias?