Ácido Huialurónico o Botox ¿Cuáles son las diferencias?

¿Nunca les ha pasado por la mente, que hace una década atrás era totalmente inconcebible ver a una niña de quince años con maquillaje? Y con tus treinta y tantos años, ¿Recuerdas hace 10 años, haber usado protector solar diariamente, aún sin salir de casa? Sabemos que todo esto es consecuencia de varios factores, el calentamiento global, la evolución de la sociedad, las redes sociales… Sin embargo, actualmente se vive un nivel de exposición solar tan grande que, buscar la manera de retardar los signos de la vejez, y de recuperar el tiempo que no le dedicaste al cuidado de tu piel, es el pan de cada día de muchas mujeres. De allí a que algunas opten por recurrir a tratamientos con ácido hialurónico o botox, no hay mucha distancia.

Si no naciste bendecida con una piel de bebé, y además no desarrollaste el chip del «Skin Care» a temprana edad; es probable que alguna vez te haya cruzado por mente la palabra botox, si eres una «milleniall» o de la generación Z, estarás más familiarizada con el ácido hialurónico. Ambas sustancias se han vuelto muy populares a lo largo de los años en la medicina estética, y aunque son bastante similares no cumplen la misma función. Por lo que, si estás buscando algún tratamiento que te ayude a reducir o prevenir los síntomas del envejecimiento, y no sabes cual escoger, en este artículo te aclararemos algunas dudas.

¿Ácido Hialurónico o Botox?

Lo primero que debemos saber es qué son cada uno de estas sustancias. El ácido hialurónico, es una sustancia natural que se encuentra presente en la segunda capa de nuestra piel, cuya función principal es la de atraer y retener agua para la hidratación de las células. Este participa en la regeneración celular, reparación de la epidermis, además facilita la formación de cartílagos, tejidos celulares, y estimula la producción de colágeno.

Por su parte, toxina botulínica mejor conocida como botox (que en realidad es la marca comercial más conocida), es una sustancia química producida por una bacteria denominada Clostridium botulinum; ésta, al inyectarse sobre la piel produce un efecto relajante o paralizante sobre los músculos de la zona impidiendo la formación de arrugas.

Ambas sustancias son fabricadas sintéticamente para ser utilizadas en el control, prevención, y tratamiento anti-arrugas. Sus efectos por lo general duran entre 6 meses a 18 meses, y siempre deben ser aplicados por una profesional de la medicina estética o cirujano plástico.

¿Cuál es mejor?

No existe un mejor o peor tratamiento entre el ácido hialurónico o botox, cada uno es utilizado para tratar distintos síntomas del envejecimiento. Mientras que el botox está indicado para el tratamiento de arrugas de expresión producidas en su mayoría por gestos faciales. El ácido huialurónico en cambio, es más efectivo rellenando arrugas y surcos, además; se puede usar para aumentar el volumen de labios, pómulos, nariz o mentón.

A continuación, más detalles de cada uno de ellos: 

¿Para qué sirve el botox?

  • Eliminar o suavizar arrugas: así como hemos venido comentando, el botox se aplica directamente en el rostro para disminuir y suprimir las arrugas de expresión. Este tipo de arrugas se forman de manera natural, debido a la actividad de los músculos en el rostro. Para corregir esto, la toxina se aplica en la mitad superior del rostro, principalmente en las patas de gallo y el entrecejo.
  • Tratar algunos problemas oftalmológicos: si bien es cierto, el botox es mundialmente conocido para fines estéticos, también es usado con fines médicos. por ejemplo; para tratar exoftalmos y blefaroespasmos. Ambos, son problemas musculares que afectamente directamente la visión del paciente. 
  • Espasticidad infantil: pero sus usos medicinales no acaban allí, también es usado para tratar algunas enfermedades neurológicas, en este caso la espasticidad infantil. Esta enfermedad, en el peor de los casos, puede causar la parálisis cerebral infantil. El botox en este caso, ayuda a disminuir la hiperactividad y el tono muscular, de esta manera el cerebro podrá crecer de forma natural, y así evitar las contracturas producidas por la espasticidad. 
  • Desviación ocular o estrabismo: con el botox se puede también tratar a los pacientes que sufren de desviación de la línea visual normal de uno o ambos ojos. Al usar la toxina, se paralizan las terminaciones nerviosas colinérgicas, evitando la salida de acetilcolina, y de esta manera el músculo se relajará.  

¿Para qué sirve el ácido hialurónico?

  • Formación de colágeno y tratamiento arrugas: gracias a los avances de la ciencia, se han realizado diversos experimentos con el ácido hialurónico, y se ha logrado demostrar que al aplicar una inyección intradérmica de este componente; se estimulan los fibroblastos, incluso en personas de la tercera edad. Esto ayuda a eliminar ciertas arrugas en la piel; surcos nasales, pliegues peribucales. las comisuras labiales etc.
  • Recuperar los niveles de hidratación en la piel: para nadie es un secreto que, a medida que vamos envejeciendo, nuestra piel va perdiendo hidratación, elasticidad y firmeza. Con el ácido hialurónico, se puede prevenir todos estos efectos de la vejez, devolviendo la hidratación natural a la piel.
  • En el campo de la medicina:  así como el botox, el ácido hialurónico tiene aplicaciones para tratamientos médicos. Por ejemplo; es usado en el tratamiento de enfermedades degenerativas, como la artrosis. La aplicación de este producto, ayuda a reducir el dolor y a regenerar de cierta forma el cartílago. Por otro lado, también es usado para sustituir el líquido sinovial en el momento que se realiza una artroscopia. 
  • Odontología: este componente, también tiene aplicación en tratamientos odontológicos, en este caso para mejorar la cicatrización y regeneración de las encías y las mucosas orales.

Tal y como hemos visto, tanto el botox, como el ácido hialurónicos tienen aplicaciones estéticas como medicinales. No obstante, también tienen ciertas contradicciones y efectos nocivos para la salud. Así que, antes de usar cualquiera de estos 2 tratamientos, lo recomendable es asistir a una consulta con tu médico de confianza, así el te recomendará cuál y cómo usarlo.

También te puede interesar: ¿Abusas de las extensiones de pelo? Esto es lo que podría pasarte