Amy Schumer dice no hacerse más «selfies» con sus fánaticos

La actriz Amy Schumer se ha enojado por la manera en la cual uno de sus fanáticos actuó de forma descarada y con esto darle una razón para no volver a hacerse selfies con algún otro. Según cuenta la actriz en sus redes sociales, el hombre en cuestión «la estaba acosando», ella le solicitó que dejase de grabarla y él le respondió: «No, esto es América y nosotros te pagamos». La intérprete de la serie Inside Amy Schumer ambicionó con denunciar la situación experimentada y le hizo una fotografía a su fan y la subió a su cuenta de Instagram (en donde tiene más cuatro millones de seguidores) narrando su versión de los hechos.

La actriz cómica estaba trabajando en California, Estados Unidos, el pasado sábado por la tarde. Cuando salió del sitio en el que se hallaba y los peatones empezaron a darse cuenta de quién era, se montó una pequeña agitación y un chico se aproximó a ella con la cámara en mano, mientras grababa un vídeo. A pesar de que, según Schumer, le solicitó en periódicas ocasiones que se detuviese, el chico insistía, citando que la actriz estaba obligada a batallar con su acción. «Sí, legalmente estás autorizado a grabarme, pero te estaba pidiendo que parases. Le diste un mensaje genial a tu hija (que presenció lo sucedido)», satiriza la actriz en el mensaje divulgado.

Y dicta: «No me haré más fotos con nadie y la culpa es de este tío de Greenville». Como era de esperar, el resto de los seguidores de la actriz la tomó con el chico que aparece en la foto, Leslie Brewer, al que ahora lo toman en cuenta como el culpable de esta situación. Brewer ha revelado que se siente acosado por otros fánaticos de Schumer, que lo están «amenazando y riéndose de él en las redes sociales».

Él posee una versión distinta del desarrollo de los hechos, algunos de los cuales quedaron documentados en el vídeo que subió a su cuenta de Instagram (hoy privada). En las imágenes se aprecia como Schumer, con una gorra y gafas de sol, expresa con total tranquilidad: «Eso es grosero, ¿puedes eliminarlo?». Entonces el chico se disculpa, le enseña un pulgar hacia arriba y se muestra en un primer plano suyo en el que dice: «Y entonces ella se enojó conmigo».

El chico menciona que Schumer se apartó del sitio pero volvió en seguida para decirle que iba a tomarle una foto y que le narraría a sus fánaticos lo que había pasado. El incidente se hizo viral de inmediato. «Transcurrieron, literalmente, cinco minutos y ya estaba en todas partes», cuenta Brewer a la revista People, apenado de haber mosqueado a la actriz, pero aún decepcionado con su reacción.

Bien sea para tranquilizar los ánimos o porque siente que fue indebida en sus declaraciones iniciales, la actriz colocó un tuit poco después en el que agradecía el apoyo admitido y aclaraba: «Solo me tomaré selfies con gente amable cuando decida que es el momento apropiado para hacerlo. Pero no os debo nada, así que no me hagáis fotos si os pido que no lo hagáis».