Pecados capitales de belleza

Pecados capitales de belleza
Pecados capitales de belleza

Pecados capitales de belleza. La piel retribuye todo aquello que hacemos para protegerla. Y al mismo tiempo nos sanciona por maltratarla con envejecimiento precoz, arrugas y semblante mortecino.

Si pretendes impedir estas molestas secuelas, debes intentar no hacer ninguno de los pecados capitales de belleza.

Aquí cada uno de estos pecados capitales y los consejos que debes adoptar para no caer en la tentación 

Lujuria: Maquillaje exagerado

Especialistas insisten en que el maquillaje natural, es el favorito por siempre. Ten en cuenta que el maquillaje es un complemento para hacer sobresalir tus particularidades, no para convertirte en otra persona totalmente.

Ten cuidado con las exuberancias porque lejos de hacerte ver bien, corres el peligro de exteriorizar un aspecto de mayor edad. También, al abusar del maquillaje estás arriesgando a tu piel.

Pecados capitales al maquillarte
Pecados capitales al maquillarte

Pereza: Dormir sin desmaquillarte

Debemos entender y concientizar que, al acostarte sin desmaquillarte, estás desaprovechando la oportunidad de disfrutar el mejor instante para tu piel: el sueño.

Mientras descansas tu piel afana a toda máquina, restableciendo las células, limpiando y rejuveneciendo tu piel.

Pero si está cubierta con maquillaje entorpece el proceso. Por eso, además de desmaquillarte, asegúrate de exfoliar tu piel al menos una vez a la semana removiendo células muertas y cualquier rastro de impureza para conseguir un aspecto más luminoso.

Gula: No alimentar tu piel

Probablemente escuchaste la frase de “eres lo que comes” y esto es totalmente real. La calidad alimenticia de lo que consumes no solo se manifiesta en tu línea, sino además en tu piel.

Las papas fritas, el cigarrillo y el azúcar, son tóxicos para la piel, cuida tu alimentación.

Ira: Abusar de los exfoliantes

Las mujeres somos las primeras en iniciar la exfoliación y el cepillado de la piel en seco. Pero cuando esto se transforma en una manía. Lo único que haces es lastimar tu piel. Sí a la exfoliación, no al maltrato de la piel.

Envidia: Querer ser como otra

Es cierto, todas las mujeres queremos parecernos a alguna modelo. Sin embargo, esto no sirve de nada, si no te conoces y no te reconoces como eres. Lo seguro es que no todo nos hace lucir igual que a otras. Es necesario establecer un límite entre la admiración y musa a la imitación.

Avaricia: No invertir en nosotras mismas

Generalmente creemos que podemos dejar de adquirir productos y economizarse ese dinero. Sin embargo, la cuenta de cobro te la dará tu piel al tiempo, y saldrá más costoso. Si tienes por hábito lavarte la cara y no colocar nada más, te sugerimos que pienses invertir en una buena crema.

Soberbia: Creer que estás exenta a los elementos externos

Estas desprotegida del sol, no hidratas tu piel, y te profesas orgullosa porque estás igualita. Aplaude mientras puedas, porque conforme pase el tiempo lo vas a lamentar.

¡Tú decides! Recuerda que los maltratos que le hagas a tu piel en tus veintes, se pagan a los cuarentas.