Home CELEBRIDADES ACTRICES Kristen Dunts desea una boda tranquila

Kristen Dunts desea una boda tranquila

Siendo “On the Road”, la película del 2010 donde Kristen Dunts se ha introducido en la vida de su actual novio Garrett Hedlund, con quien mantiene una relación desde que coincidieron en el rodaje de la película, la actriz ya ha revelado un factor muy importante sobre su gusto por las bodas, o al menos las personales, y es que ya tiene claro que si algún día se anima a pasar por el altar, su casamiento resultará una boda íntima y con poca fanfarria.

«Soy una persona que sí quiere casarse. Si sucede mientras todavía tengo treinta y tantos será algo íntimo, por el juzgado, y después organizaré una cena con DJ para mis amigos y familiares. Lo organizaría como si se tratara de mi 40 cumpleaños», expone la intérprete ante la revista británica InStyle, donde también dejar ver sus planes para formar una familia: «Quiero al menos dos niños, eso seguro».

kirsten_dunst1_300_400La expareja del roquero Johnny Borrel y el actor Jake Gyllenhaal, especifica que el éxito de su relación con Garrett va viento en popa, y que su complicidad se debe a que ambos siguen conservando su espacio.

«Me parece que se nos da igual de bien dedicarnos cada uno a lo nuestro por separado que hacerlo juntos. En mis otras relaciones estábamos demasiado fusionados. Teníamos que hacerlo todo juntos», reconoce la estrella.

La tal vez futura señora de Hedlund, explica que su novio y ella comparten los mismos valores familiares, además de una personalidad muy similar.

«Veo reflejado en él cómo soy yo: una persona sensible y que le da mucha importancia a la familia. Lo único que puedo decir es que es mi relación más larga hasta la fecha, así que la cosa funciona».

Luego de su rehabilitación, cuando egresó de la clínica donde se encontraba desde el 2008 con el fin de lidiar con sus problemas de depresión, ha aprendido con el pasar de los años a no preocuparse tanto por las opiniones públicas de las personas a su alrededor, sobre su personalidad, forma de vida y demás factores que la identifican.

«Nunca he sido una persona con tendencia a juzgar a los demás, así que eso no es un problema. Sencillamente aprendes a protegerte mejor. Creo que me lo estoy pasando mejor ahora que tengo treinta y tantos, ya no me importa tanto la opinión que la gente pueda tener de mí».

Es así como la famosa, se suma a la corta lista de estrellas que desean un festejo de bodas del tipo privado, a diferencia por ejemplo, del famoso Nicole Kidman, cuando contrajo matrimonio con Keith Urban en el 2006, con más de 200 espectadores invitados a su boda, o como es en el caso de Brad Pitt y Jennifer Aniston en el 2000.