Jennifer Lawrence habla del por qué es «maleducada» con los fanáticos

Si son unos fieles fanáticos que siguen de cerca a Jennifer Lawrence, no deben preocuparse si en algún momento están cruzándose con la artista y ésta no desea hacerse alguna foto o firmar un autógrafo. No se trata de algo personal. La artista protagonista de la reciente película Passengers, ha señalado en una entrevista hecha la Daily Telegraph el motivo de su rudeza y todo es por culpa, según afirma, de la fama que ha creado.

“Pienso que las personas, los extraños especulan que somos amigos sencillamente porque soy una famosa y piensan que me conocen. Pero la verdad es que yo no los conozco”, dice la artista con 26 años en cuanto al vínculo el cual se crea entre alguna actriz de Hollywood y lo corriente del resto.

Y es que quizás sea un tanto cierto, ya que Jennifer todo el tiempo ha ido mostrando un carácter bastante abierto, transparente y sin reparos al momento de conversar sobre su vida. Como en el instante que dijo que antes de uno de los eventos de los Oscar había consumido marihuana, y eso fue razón suficiente para una de sus más conocidas caídas.

1483024750_870855_1483025186_sumario_normal_recorte1“He comenzado a ser algo más maleducada y a estar encerrada en mi misma debido a que debo cuidar mi burbuja. Pienso: ‘Cargo con un trabajo extraño, no dejes que sea la realidad’. Eso sí que es importante para mí, más que el hecho de que alguna persona piense que soy maleducada. De esa manera dejo claramente todo gracias a mi lenguaje corporal donde no quiero estar conversando con algún extraño. Y si continúa hablándome, sencillamente me transformo en una maleducada. No digo nada, solo estoy en plan de mmm, si, ok, no, adiós”.

En realidad, la artista es una de las poquitas jóvenes que no posee un perfil en Instagram. Y, según ha afirmado en esa entrevista, si deseara ser amable con todos, estaría manteniendo una conversación superficial y tomándose más de 100 selfies al día. “No se puede vivir así”, concluye. Asimismo, una de las declaraciones en donde, por otra parte, afirma que no se queja de su vida ya que ya que logra trabajar de lo que verdaderamente le apasiona en vez de estar sentada en alguna oficina. Jennifer se ha transformado en una de los principales rostros más conocidos en pedir la igualdad salarial en Hollywood, y en su último film ya cobró unos millones más que el coprotagonista masculino, Chris Pratt.