Famosas como Gillian Anderson y Priyanka Chipra desean ser el nuevo James Bond

Ya cuando se murmuraba sobre la potente renuncia de Daniel Craig al personaje de James Bond, famosas actrices de Hollywood como Gillian Anderson (la chica Scully de Expediente X) y Priyanka Chopra (estrella de Bollywood y una de las intérpretes principales de la serie Quantico) han revelado su aspiración de modificar el sexo al personaje y hacerse con él.

Chopra, en resúmenes modernos de una entrevista con la revista Complex, objetó de esta forma al interrogatorio de si le gustaría ser una «chica Bond«: «Me lo dicen constantemente, pero paso de eso. Yo quiero ser Bond». Últimamente, Gillian Anderson, estrella de la serie Expediente X, fue el tema del momento en la popular red social Twitter cuando se empezó a rumorear de un póster realizado por un fanático en el que se muestra como protagonista de un nuevo film del agente 007. «Se llama Bond. Jane Bond. ¡Gracias por todos los votos! Y lo siento, no sé quién hizo el póster, pero me encanta», redactó en su cuenta oficial, asistido de la etiqueta #NextBond (próximo Bond).

 

La verdad es que no hay ratificación pública y oficial en relación a la presumida renuncia de Daniel Craig, y que los nombres que más han vibrado como los primordiales aspirantes a sucederle, como Tom Hiddleston e Idris Elba, tendrán que seguir esperando su turno por ahora. “Me lo mencionan todo el tiempo, pero paso de ello. Yo anhelo ser Bond Hiddleston ha afirmado que ‘nadie’ le ha avisado nada al respecto, con respecto a Elba, ha afirmado que si realmente sucediese, sería la prueba de que existe «conexión entre los seres humanos». «Cuando todo el mundo quiere algo, se puede cumplir», aseveró.

Craig, según avisó el diario Daily Mail el 19 de mayo, no habría aceptado 68 millones de libras (88 millones de euros) por interpretar dos películas más del agente James Bond. Luego de varias horas, fuentes consultadas por BBC News enseñaron que Craig no ha tomado ninguna decisión final con relación al tema. Spectre (2015) fue la última cinta que protagonizó y su cuarta interpretación como el agente con licencia para matar, en donde comunicó protagonismo con Léa Seydoux, Christoph Waltz y Monica Belluci.