Eva Green: «Este mundo es duro»

Se trata de una chica totalmente profunda, fuerte, gótica. Son algunos de los apodos con el que se pudiese representar a Eva Green, el nuevo estímulo del director Tim Burton con relación a su último proyecto cinematográfico, El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares. Asimismo, la señalan de rara, inclusive de alguien “complicada”. Pero estas no son más que palabras de esos que no pueden observar más allá de su cabellera.

Ningún director observó algo raro en ella. Burton la elogia mucho comentando que se trata de una estrella de las de antes y Bernardo Bertolucci jamás logró superar tal belleza. Green se alza como una mujer penosa, el cual lo es desde la infancia y donde se oculta atrás de todo personaje interpretado.

eva_green_2Oriunda de París hace unos 36 años, empezó su carrera profesional desde joven envuelta en muchas polémicas debido a Soñadores (2003), el cual trataba de un drama erótico de Bertolucci que realizó de esta chica la más buscada debido a su belleza. Se trató de un trabajo realmente especial donde sintió algo único el cual no sabe si repetiría nuevamente. “Este mundo es duro y siempre me ha dado miedo que llegue el instante en que diga ya basta”, afirma la actriz. Goza de todo el trabajo que realiza, sin embargo, está agotada de tanto encasillamiento, que la vivan juzgando.

Intentando buscar un alejamiento de toda fama como chica Bond en Casino Royale (2006) o conjuntamente, de su sutil lindura en El reino de los cielos (2005) y dio todo por unos proyectos más difíciles en la difunta Penny Dreadful, añadiendo de esta forma el matrimonio Polanski para su próximo trabajo cinematográfico, Base don a True Story, o redundando la participación que tuvo con Burton.

Al oírla es bastante sencillo el asimilar todos esos rumores donde solo hablan de algo más que trabajos entre la musa y el promotor de Eduardo Manostijeras a pesar de los 22 años de discrepancia. “Es mi héroe” lo afirma totalmente convencida de ello. “Se trata de un gran artista que está lleno de poesía con el cual estaría dispuesta a trabajar todo el tiempo, así sea para hacer de algún objeto inanimado”.