Home BELLEZA CABELLO Champú sin sulfatos: lo bueno y lo no tan bueno de usarlos

Champú sin sulfatos: lo bueno y lo no tan bueno de usarlos

Consigue un pelo saludable libre de ingredientes contaminantes

Hace algunos años, era muy normal asociar el champú sin sulfatos o champú sin sal a tratamientos para el alisado de pelo. Si te habías realizado una queratina o un botox capilar, era común que tu estilista hiciera hincapié en el uso de este tipo de champú. Actualmente, con el auge de la cosmética natural que si bien es cierto, existe desde hace muchísimos años; es bastante popular que se promueva el uso de estos productos para todo tipo de cabellos. Incluso grandes y pequeñas marcas se han renovado para entrar en este mercado, que se vuelve cada día más competitivo.

Cuando hablamos de productos para el cuidado del pelo, es muy importante irnos a las letras convenientemente pequeñas de sus ingredientes. ¿Te imaginas usando el detergente de la colada o productos saca grasas en tu pelo? Estamos seguras de que no. Sin embargo es preciso que sepas que éstos, al igual que los champús convencionales, por lo general utilizan los mismos ingredientes; sulfatos, parabenos, silicona, entre otros componentes altamente nocivos para la salud.

Recupera el cuerpo, la elasticidad y brillo de tu cabello con un champú libre de sulfatos

¿Por qué usar un champú sin sulfatos?

Los sulfatos son uno de los tantos agentes químicos derivados del ácido sulfúrico, gracias a ellos los productos generan mayor cantidad de espuma causando una sensación de limpieza. No obstante, también van ligados a la resequedad y deshidratación del cuero cabelludo, eliminación de la grasa natural de la fibra capilar, trayendo como posibles consecuencias; irritaciones, alergias, un pelo seco y sin elasticidad.

Si buscas aliviar los síntomas generados por un champú convencional, y recuperar la vida de tu cabello, una de las mejores opciones en España y que recomendamos con los ojos cerrados es Dalire, shampú sin sulfatos. Además de reducir altamente el agregado de conservantes, no contiene parabenos, colorantes artificiales ni siliconas. Por otro lado, incorpora por un precio bastante accesible en comparación con otras marcas; ingredientes naturales como el pomelo que contribuye a la producción de colágeno y la raíz de bardana que lo fortalece.

Dalire, champú sin sulfatos, parabenos ni colorantes / Foto extraída de @dalirecosmetics
También podrías leer: Tips para el cuidado del cabello después del verano

Lo bueno de usar un champú sin sulfatos

Incluir un champú sin sulfatos así como otros tratamientos en tu rutina diaria para el cuidado de tu pelo conseguirás entre otros, los siguientes beneficios:

  • Menos resequedad en el cuero cabelludo: al preservar y promover la producción de grasas naturales, esenciales para el brillo natural del pelo
  • Previene la aparición de puntas abiertas: al fortalecer la fibra capilar desde el nacimiento del pelo
  • Mantener tus tratamientos: como queratinas y alisados, alargando por más tiempo la suavidad característica de una hidratación profunda
  • Mantenimiento de color: en caso hayas pasado por un proceso de tintura o decoloración. Sus componentes al ser menos agresivos, contribuyen a extender la durabilidad del color
  • Cuidas el medio ambiente: ya que son elaborados a partir de ingredientes naturales que no contienen agentes químicos contaminantes
  • Conciencia tranquila y libre de crueldad animal: los productos basados en una cosmética natural no son probados en animales

Lo no tan bueno

Como siempre no todos son buenas noticias. Y aunque haciendo una comparación de pro y contras de los champús sin sal los beneficios siempre serán mayores, igual deberás considerar:

  • Un coste más alto: por lo general tiene un mayor costo que los tradicionales. La incorporación y producción de los elementos orgánicos en su formula incrementan su valor. No obstante, la relación calidad/precio casi siempre es significativa
  • Producen poca espuma: por la falta de sulfatos. La producción de espuma nos brinda una mayor sensación de limpieza, por lo que puede que cueste un poco confiar en su eficacia e incluso usar más producto de lo normal
  • No son efectivos contra la caspa: no todos incorporan ingredientes efectivos contra enfermedades dermatológicas, por lo que es posible que debas combinar su uso con otro producto que trate este tipo de condiciones

Si te interesa cuidar un poco más ciertos aspectos de tu apariencia, pero padeces una condición especial en tu piel o cuero cabelludo, es preferible antes de adquirir un champú sin sulfatos o cualquier otro tratamiento consultes con profesionales en dermatología o cosmetología. Hay que recordar que cada cuerpo es único, no todos reaccionamos igual a algunos componentes.  Asesórate un poco antes de tomar cualquier decisión.

También te podría interesar: Top 5 mejores cosméticos de Isdin para cuidado de la piel

Salir de la versión móvil